domingo, 8 de febrero de 2009

CAPÍTULO 19: UNA CUESTION DE SUPERVIVENCIA



BSO:Zu atrapatu arte (Kortatu)



-¿Que tal, follamuertas?

Al funcionario los músculos de la cara se le derritieron como un helado.

Todo lo que estaba pasando era horrible, pero a mi me fortalecía. Quizás no sólo Lorea llevaba razón y yo tenía un don, sino también el Comisario Pedernal cuando decía que era un tío listo. La cuestión era que acertar dos veces dando palos de ciego comenzaba a ser algo más que pura suerte.

-No está nada bonito eso de la necrofilia- dije, y él ni siquiera intentó defenderse, simplemente preguntó:

-¿Qué sabe usted?

Desde la estación de trenes me había dirigido al depósito de cadáveres, a hacer una visita a mi amigo el lameculos.

-Lo suficiente, y lo que no sepa me lo vas a contar tú- dije.

-¿Por qué? Usted es sólo un loco ¿quién le va a creer?- intentó reaccionar.

-Los miles de lectores para los que escribo- estuve a punto decir los cientos de miles, pero una cosa era sentirse fuerte y otra pecar de chulo-puta-. ¿No te ha contado nada de eso Pedernal?

-Está bien, tranquilícese.

-¿Te tiraste también a Gloria, gusano?

-No, a ella no, sólo hice lo que me ordenaron.

-¿Qué, quién?

-No me avasalle.

Tenía razón. Esperé a que encendiera un cigarrillo y luego, más tranquilo, comenzó a hablar.

Me contó que el día anterior le habíamos acojonado con el numerito de los majaras, sobre todo con lo de "Anibal el canibal". No era para menos, teniendo en cuenta el tipo de gente que merodeaba por la parte trasera de la morgue. Aclaró que él no tenía nada que ver en la dieta alimenticia de aquellos monstruos- tenía gracia que él los llamara así-. Simplemente ese era el lugar en el que el resto de servicios sanitarios de Jamerdana dejaba sus desechos (desde apéndices extirpados en hospitales a brazos y piernas empleados en la Facultad de Medicina) con el objeto de ser incinerados. Si los monstruos revolvían en la basura antes de que él la recogiera no era culpa suya. En suma, estaba asustado, por eso apenas salimos por la puerta llamó a la policía, "al Comisario Pedernal, sí, lo admito", y éste ordenó que quemara inmediatamente el cuerpo de Gloria.

-¿Por qué?- le corté -¿Qué había que eliminar?

-Eso ya no lo sé. Ellos traen y se llevan esos cuerpos y yo no hago preguntas. A esos muertos no los toco, ni siquiera los miro. Van directos al horno.

Vaya, resulta que hasta tenía escrúpulos.

-¿Quiénes son ellos?

Me habló de un tipo alto, fuerte, con el pelo muy corto. Yo no caía.

-Estos últimos días lleva una tirita en la cara- añadió, creyendo que era un detalle sin importancia.

Proseguí con las preguntas, aparentando frialdad.

-Esta mañana se han cargado a otro ¿qué sabes de eso? ¿También lo ha traido, se lo ha llevado ese tío?

-¿Al cantante?

Era mucho decir del Tiñoso pero para entendernos asentí con la cabeza.

-Bueno, yo he entrado a las dos, no le puedo decir nada. Sólo sé que ya no está aquí. Se lo han llevado al tanatorio.

-¿A cuál?

e dió el nombre. Estaba en la otra punta de la ciudad. Le pedí dinero para el autobús. No puso trabas. Supongo que se moría porque le dejara en paz de una vez.

-¿Escribirá algo sobre mí?- preguntó, no obstante, antes de que me fuera.

-¿Llamarás a Pedernal en cuanto me pire?

Era un pacto entre caballeros. Pero yo no era un caballero. Y él, mucho menos.

Cuando salí del edificio ví varios paraguas arremolinados alrededor de un atormentado matrimonio. Los buitres. Deseé que ni fuera su hija la que hubiera palmado. De lo contrario puede que aquel bastardo ya estuviese derramándole todo el veneno de sus testículos entre las piernas.

-Mierda puta- mascullé.

Todo aquello era tan cutre...

Busqué en el bolsillo de la chupa la botella. Ni una gota. Decidí gastarme el dinero para el autobús en el bar más próximo. Era una cuestión de supervivencia.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

A merecido la pena la espera, aunque acabes con muy mala sensación al ponerte en la piel de Felisín, lo mejor que ha podido hacer con el dinero es bebérselo...

Genial la cara del pato lukas!!!!

Melody dijo...

Gloria sigue presente por supuesto...ajá!

Anónimo dijo...

Lo ves Patxi, hay ke tener al publiko ahí, pendiente, deseoso, Ké pasará? Ké no pasará?.
Próximo kapítulo el lunes dia 16.
AMÉN.